Alas De Humillación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alas De Humillación

Mensaje  Invitado el Dom Jul 02, 2017 7:50 pm

Historia de orden mitológico, involucra magia negra,ángeles y dimensiones diferentes, traición, deberes, amor, reencuentro personal, desolación, y esas cosas.

+Reino de Zeliré+

En el próspero  reino de Zeliré, se regía bajo los dominios de una reina. La cual se encontraba en uno de los balcones de su palacio, mirando la calle que dejaba verse a gran distancia, en dicho lugar se encontraba a quien ella consideraba "su guardián", miraba con ímpetu en como se desarrollaban los hechos, en la calle se podía divisar una criatura, imponente, de gran tamaño, que a simple vista parecía un jabalí humanoide, comparado con su rival... La cual era una chica de contextura delgada, de cabello negro como el carbón.
Al verlos a ambos uno, frente al otro, era bastante claro idealizar quien terminaría siendo vencedor, el grupo de persona que se había formado al rededor, también debatían entre ellos, sobre quién debería de ganar y quien no, era palpable las burlas que la gente tenía en contra de la chica.

Deprimente es tener que rebajarme a cumplir una promesa que hice borracho... -dijo el jabalí- Una persona de mi calaña, de mi poder de autoridad, se está enfrentando a un... hmn... Insignificante te queda mucho mejor
La chica de cabellos negros no dijo absolutamente nada, al igual que la chica que miraba desde el balcón, en ninguna de las dos se encontraba algún signo de molestia.

Tomándolo como una ofensa, el jabalí empuñó con ambas manos un mazo de hierro de un contundente tamaño, en una clara posición de ataque, aún con esto, la chica seguía sin inmutarse en lo más mínimo. Fue entonces cuando el jabalí se tiro en contra de aquella, los espectadores gritaron al unisono, sentían y palpaban todo lo contrario, en lo que podía estar segura la reina, ella por el contrario de la multitud, seguía estoica.

Cuando la nube de polvo se disipó, se dejó entrever a aquel jabalí sorprendido hasta decir basta, sus manos tiritaban sujetando aún aquel mazo, su rostro no tenía precedente alguno.


N-n-n-no... no p-p-puede..

Y ahí estaba ella, bloqueando su ataque con una espada que poseía un fulgor bastante peculiar, era interno, tranquilizaba de cierta manera a quien la miraba. Boquiabiertos la miraban todos, era imposible no maravillarse con aquellas radiantes alas desplegadas por ella, con fulgor, con un semblante angelical, al contrario de su adversario, su mano no tiritaba.


¡No es posible! Los rumores son solo eso, ¡Rumores! ¡Es imposible que seas un ángel!
La chica no dijo nada, su semblante era inquebrantable.
Un ser alado con uno terrestre... ¿¡Dónde está tu justicia divina?!
No necesito levantar los pies del suelo para acabarte - Dijo en seco-

El jabalí no podía contener su ira, por lo cual se abalanzó sobre ella con desesperación, se escuchaban los estruendos del choque de las armas, la fiereza del jabalí no perturbaba en absoluto la delicadeza del ángel, que sin problemas, bloqueaba cada uno de sus ataques, haciendo, como dijo ella, solo uso de sus pies.
No pasó mucho tiempo antes de que con un semblante divino, blandió dicha espada el ángel, arrojando a metros, el mazo del jabalí.

La expectación no se hizo esperar, unos tímidos aplausos se escuchaban a lo lejos, el murmullo general era el dominante sin dudas. El jabalí, por su parte, simplemente se arrodilló en el suelo, no podía creerlo, él era el ganador de incontables batallas contra hombres y criaturas, terminaba siendo humillado por un diminuto ángel femenino.
La chica de cabellos negros se levantó del suelo con un elegante vuelo, sus alas emitían una luz encandilante y transmitía pureza a través de sus plumas, su vuelo se detuvo frente a la chica que la miraba del balcón.

Vuelve a tus aposentos, más tarde quiero tu presencia en los míos.

El ángel solo asintió demostrando respeto con una reverencia.

Buen trabajo, Ahriel.

La mortal se dio media vuelta para volver a entrar a su palacio, mientras que el ángel se perdió entre las nubes de la profundidad del cielo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Invitado el Dom Jul 02, 2017 10:42 pm

Ahriel se posó en la entrada de los aposentos de la reina, tocó delicadamente res veces la puerta, y luego de escuchar un "adelante" muy sutil se dispuso a inmiscuirse dentro, cuando solo había puesto un pie dentro, fue detenida.


Ya te he dicho que con armadura no entras a mi habitación.

Rápidamente el ángel quitó su pie cerrando la puerta tras de ella.
Luego de unos momentos, se encontraba de vuelta, una túnica blanca, que no lo lograba hacer contraste con su piel ni con sus gloriosas alas, caso contrario de lo que hacía su cabello negro carbón, esta vez no tocó la puerta, sino que simplemente entró, a piel descalzos a la habitación.


Con tu presencia purista me basta, como para que entres además con esa armadura aquí -Dijo la reina, levantándose de su mesa, en la cual tenía una bola de cristal-
¿Jugando? -Musitó el ángel-
Así es, necesito relajarme, no hay buenas noticias Ahriel.

La reina se colocó a lo largo de un sillón, mientras le hacía señas a la joven para que también tomara asiento, la cual lo hizo entre unos cojines que habían en el suelo, manteniéndose derecha  seria en todo momento.

El conde de la nación vecina fue asesinado.
¿Eren? - Murmuró-
Poseía en su herida una daga del pueblo de Zeliré, como los que manejamos en el palacio, con este ataque obviamente pensarán que nosotros somos enemigos y puede que se aproxime una guerra, lo que me preocupa es de donde habrá salido ese puñal, cómo llegó ahí
Un traicionero deambula por el reino.
¿Pero que ganaría?
El ángel simplemente se encogió de hombros
¿La nación vecina nos atacará? ¿Tu nos cuidarás?
Mi deber es protegerla, mis ideales son la justicia y el equilibrio, los ángeles no somos impulsivos somos---
Observadores, lo sé.
La reina presionaba con fuerza un colgante que caía de su cuello
¿Me lo haz explicado tantas veces? han pasado 17 años desde que nací, desde que tu haz estado junto a mi, es imposible que llegase si quiera a pensar en olvidar aquello.
Disculpe, reina Kaila, debo retirarme. -concluyó el ángel-

Kaila por su parte le hizo una mueca para que lo hiciera, sin despegar los ojos del techo y sus manos de su colgante, por lo cual, el ángel solo se retiro en silencio, sin antes hacer una reverencia.

Ya fuera, con su armadura nuevamente puesta a lo largo de su cuerpo, se dirigió a buscar a la general de la guardia real. Los pasillos por los que iba adentrándose a medida que recorría el palacio se hacían cada vez más perturbadores y estrechos, al igual que la luz de los mismos se hacía escasa, aunque parecía que le eran tan familiares y normales como los que se encontraban en la habitación de Kaila. 
Fijó su mirada en un punto negro, al momento de escuchar a lo lejos una voz familiar.

... Y tu te quedas ahí, más te vale cooperar y no pasarte de listo, de lo contrario, se le informará a la Reina Kaila y serás transferido a---.. hmn? -La figura femenina se volteó- ¿Ahriel?
Kerrigan, necesito de tu presencia un momento.

La general, miró nuevamente dentro de la celda antes de salir junto al ángel, llegando a unos de los jardines reales, dónde el ángel le comentó exactamente lo que la reina le había comentando mucho antes.


¿Eren fue asesinado por un arma noble de Zeliré?
El ángel asintió 
Será que los Sarianos intentan culparnos a nosotros de lo ocurrido para quizás iniciar... ¿Una guerra?
Es la misma conclusión a la cual llegó la reina, pero eso no es lo que me preocupa
¿Un espía real, no?
Ahriel sólo se limitó a enfocar su mirada en ella
El conde no tuvo relación con nuestra gente, a diferencia de...
¿El bardo?
Es Sariano ¿Sabes? 

+ 2 Días después + 

Saria nos declaró públicamente la guerra. -Le habló al ángel sin rodeos-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Invitado el Lun Jul 03, 2017 8:50 pm

+Hace 18 años atrás+

El equilibrio de la tierra corre peligro, si es que no hacemos algo ahora, lo terminaremos por perder todo.
Es el momento, ¡Debemos actuar!
-Calma Ezarel...-

Lentamente un arcángel ya más anciano se acerca al grupo de arcángeles que se encontraba debatiendo sus asuntos en la mesa celestial, tomó su lugar en la cabecera y el silencio reinó por un momento largo.
Un suspiro fue el que cortó el silencio.

Para restaurar el equilibrio se debe de tener equidad, para ello -Hizo una pausa para toser un momento- Para ello, se necesitará de una parte bondadosa de la cual le haga contraste a la maldad.
Pero los ángeles no poseemos---
Para combatir a un humano corrupto, se necesita a un humano leal -Interrumpió sin retardo el anciano-
Los humanos son fáciles de doblegar, es imposible estar seguro de que encontraremos a un humano leal
Para eso intervendremos, vamos a enviar a dos ángeles de inquebrantable espíritu. Arhiel y---
¡Pero mi señor!
Ya está decidido Ezarel.. De nosotros depende
... El equilibrio.


El ángel y la reina se encontraban discutiendo en uno de sus salones, todo lo que se encontraba ocurriendo, el ataque el conde, la guerra declarada por Saria...


Ya que nos han declarado la guerra... Creo que es el mejor momento para atacar. He estado pensando... Y lo mejor que podemos hacer ahora, es, matar al Rey de Saria.


Un quejido casi ahogado se escucho por lo bajo y a lo lejos, la reina no alcanzo a escucharlo, pero aquel agudo oído del ángel si lo hizo, sus alas se desplegaron rápidamente, y de un momento a otro se encontraba en una esquina de la habitación, removiendo uno de los tapices de la pared, topándose con unos ojos marrones del otro lado.


Kendal -Susurró-


Sus llamativas ropas se vieron correr por un pasadizo, el bardo intentaba escapar del ángel que lo seguía rauda y veloz, el plan del ángel había funcionando, el bardo hizo exactamente lo que ella espero luego de espiarlo varios días, no le importaba mucho que este le sacara ventaja ya que la general se encontraba en el otro lado, esperando al bardo, fuera del túnel. De un momento el ángel se detuvo cuando se topó ante la imponente general.


¿Ahriel? ¿Y Kendal?


El ángel no dijo nada, y se devolvió en sus propios pasos, ¿Dónde fue? De pronto vio que el túnel se dividía en dos, un detalle que pasó completamente por alto, la general murmuró algo por lo bajo que no alcanzó a distinguir, pero vio como la general se fue a la salida derecha, del túnel y ella se fue a la salida izquierda, donde no tardó mucho en escuchar una respiración ahogada, dónde entendió, el porqué, era un camino sin salida, dónde, tomó del brazo al bardo y lo llevo fuera.


-¿Qué va a pasarme? -Titubeó-
El ángel no respondió
-Es un trampa, yo no hice nada, ¡Llevan tiempo engañándola!-
Poco a poco la figura de Kerrigan se dejó ver
Aquí se escondía la rata...
Sin delicadeza alguna se llevó al joven bardo arrastrándolo por los pasillos, el ángel se dio media vuelta para retirarse
¡¡Es una trampa!! -Intentaba zafarse como podía- ¡¡La general mató al Conde!!
El ángel se volteó sobre sus tobillos para intentar ver al bardo por última vez, pero este era arrastrado inconsciente por el pasillo, su mirada se cruzo con la de la general, la cual le causó una extraña sensación de inquietud.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Invitado el Jue Jul 06, 2017 7:47 pm

Acto II

Nadie se hubiera imaginado que el bardo real era  capaz de traicionarnos de esta manera... -Dijo la reina-
¿Confesó?
Aún no, pero la general se encuentra con él ahora, no creo que termine muy tarde de hacerlo confesar.
El ángel asintió, pero ese sentimiento de inquietud volvió a abordarla, al igual que cuando el bardo, le gritó aquello.
¿Confías en Kerrigan?
¡Claro que si!-Gritó sin dudarlo- ¿Cómo es posible que me hagas esa pregunta? ¡Ella me ha cuidado al igual que tu, es mi mano izquierda!
En estos tiempos no podemos fiarnos de nadie..
La reina la miró con una mirada algo penetrante, que hizo que él ángel se inquietara aún más.
Tienes toda la razón, pero es complicado tener que desconfiar de alguien tan cercano como ella, pero... Creo que en esta situación, todo es probable, ¿No?
Arhiel asintió
Bueno, esperaré que, al menos Kerrigan lo haga hablar
Mi reina, si la general se excede con el bardo, el reino de Saria pensará que lo hemos obligado a decir absolutamente todo respecto al ataque contra el conde, no pensarán que realmente él es el culpable
Hmn... Viéndolo así, tienes toda la razón... No podemos permitir que el principal acusado, sea tomado por un inocente de todas formas, ve a ver que Kerrigan no se exceda.

El ángel asintió al momento, y salió delicadamente por la puerta hacía los calabozos de los prisioneros, la charla que tuvo con Kaila no le ayudó a destapar sospechas o inquietudes, al contrario, ahora se sentía mucho peor, sentía que su cabeza no se iluminaba, al contrario, sentía que cada cosa, la confundía e inquietaba aún más, no sabía muy bien ya que pensar.
Al estar llegando a los calabozos, escuchó un grito a lo lejos que le erizaron un poco la piel, era imposible que ella no reconocer que aquella voz era la de Kendal, por un momento incluso titubeó, pero... Imparcialidad, Justicia y Serenidad, pensó.

Los pasillos seguían siendo lúgubres, estrechos y reconocibles para ella, había varias veces llevado personalmente convictos por delitos en el reino, por lo cual, no era nada nuevo, ni tampoco el hecho de los rehenes de ahí, al asomarse y verla, se retraían en sus celdas. Llegó al fondo del calabozo dónde encontró a Kendal gimiendo por lo bajo. Su mano se posó en el metal pero, se detuvo, al escuchar la voz de Kerrigan asomarse.

Coopera y nada será tan malo.
¡Nunca! -Tu lo mataste... Fuiste tú..- 
¿Y qué con eso?
Yo te vi, ¡Te vi! ¡Le saltaste esa noche y lo mataste!
Ya te dije que eso no importa en lo más mínimo, nadie va a creerte, olvida lo que viste.

En ese momento, la puerta se abrió de golpe, Ahriel miró al instante a Kerrigan con su semblante castigador, esta lo comprendió al instante por lo cual simplemente desvainó su espada y se tiró en contra del ángel, la cual en dos movimientos, mandó a volar la espada de la General, está, en el suelo, miraba al ángel, dónde de un momento se cubrió el rostro al ver que Ahriel levantaba la espada nuevamente, pero... El golpe jamás llegó, sino que se escucho un ruido de metal en el fondo, el cual al mirar, dejaba ver como Arhiel dejaba libre al bardo y le hacía señas con la cara para que se marchara.

-Gracias...- 

Murmuró por lo bajo antes de echarse a correr, por otra parte, Kerrigan no tenía opciones disponibles en su haber para revertir su situación.

No importa quién fue Ahriel, tu no puedes hacer nada más.
Salvar a un inocente, si.

Dijo el ángel dándose la vuelta para retirarse del calabozo, cerrando la puerta tras de sí, dejando encerrada a Kerrigan en ese momento, ya que ella era la verdadera culpable, era su lugar, su sentimiento de inquietud se apagó un poco, ¿Cómo es que cayó? Debió pensarlo antes, ya que, comenzó a darse cuenta que fue ella quién le dio las pistas iniciales, e hizo que se le pusiera bajo sospecha en ese instante.
Entrando nuevamente en los aposentos de la Reina, le contó lo sucedido, la cual, con sorpresa, se cubrió la boca, para ahogar su sorpresa.

-Dios mio... ¿Cómo es que...? ... Necesito un trago...- La reina se fue en una dirección y tomó dos copas de vino, dándole una al ángel. Bebieron en silencio por un rato.
Creo que fue mi culpa, por no haberlo notado antes.
Encontraste al culpable real, tu trabajo no está tan mal hecho.
Pero pude hacer que--- Se cayó de golpe, al notar una mirada penetrante el Kaila hacia ella, mientras tomaba su medallón en sus manos con una fuerza agresiva.
Lo siento Ahriel...

Él ángel intentó hablarle, pero en ese minuto, su cuerpo se paralizó y su interior se contraía con un dolor insostenible, soltó la copa y cayó hacía delante retorciéndose un poco al no poder calmar su dolor

Lo siento Ahriel... -Dijo incorporándose la reina, parándose a su lado- Pero sabes demasiado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Invitado el Mar Jul 11, 2017 11:23 am

-El... Vino...- -Fue lo único que alcanzó a decir-
Pensé que debía darte la botella en lugar de unas gotas, pensaba que no tendrían efecto en ti.. pero sólo tardó en desplegar el efecto
Ahriel no podía moverse, apenas y podía mantener la vista en Kaila
Ay angelito mio... Se acabó. Se acabó tu régimen de equilibrio y tonterías, es el momento oportuno de hacer las cosas como yo quiero, de expandir mi reino hasta las fronteras más lejanas, es tiempo de hacer que mi nombre resuene en cada rincón
-P...por---qu-que...?-
Este es el único camino a la conquista, tu y mi padre siempre hablándome de tonterías de paz y palabrería barata, pero ya me cansé, ya llegó el momento de hacer las cosa bien y a mi manera, pero, no me sirves de este modo... -La reina comenzó a caminar en círculos lentamente pro la habitación- Ya que las cosas tomaron este rumbo mis planes deben cambiar... hmn... -chasqueó los dedos- Le diré al pueblo que te envié a Saria a explicar la situación con la extraña situación del conde, pero... diré que tu jamás volviste, y que debemos ir en tu búsqueda, mi reino no dudará en hacerlo y declararemos que nos detendremos si nos regresan a mi ángel, entonces, comenzará mi ansiada guerra, y los reinos vecinos se limitarán, por que, pensarán que los demás ángeles bajaran para vengarte... Si.. ¡Si! ¡Es perfecto!
-Ellos... E--llos... ¡N-no lo... harán!-
Si, lo sé... pero, el mundo desconoce sus principios, así que, los usaré a mi favor

La mirada de Ahriel estaba llena de desolación de impotencia, al verse ahí, reducida en nada, su cuerpo pesaba como un peso muerto, sentía como su cuerpo se quemaba por dentro, como es que, todo su servicio y entrenamiento se redujo a... Nada.
Kaila por su parte detonaba solamente ambición y maldad, eran facetas que para Ahriel eran completamente desconocidas, ¿Cómo es que la persona a la cual educó desde que nació se transformaba en esto? Kaila debía transformarse en una reina justa y benevolente, ella debía preservar el equilibrio de la humanidad y es por eso que Ahriel fue enviada por si estoico sentido de la justicia, debía transmitírselo a ella, pero... (¿Cuándo fallé?..)

Kerrigan está en los calabozos, ¿No? Debo sacarla de ahí... Ah, Ahriel... Espero tengas la muerte menos digna posible.

Ahriel abrió los ojos con desolación, forzó su cuerpo para levantase pero aquel brebaje que le dieron sólo termino de hacerle efecto y cayó rendida al sueño.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Invitado el Jue Jul 13, 2017 10:17 pm

¿Don---Dónde... Estoy?..

Ahriel miraba a su alrededor, aturdida, intentando levantarse, pero en vano, ya que el cloroformo seguía haciendo efecto en ella. Desconocía cuanto tiempo había permanecido inconsciente, pero, algo en ella la hacía estar con un sentimiento extraño, no comprendía muy bien de que se trataba

¿Traición? ¿Kaila? ¿Qué fue lo que....? -Se quedó muda de pronto cerrando sus ojos- He fallado.

Lo dijo sin titubear entrecerrando sus ojos, no comprendía muy bien desde cuando comenzó a ocurrir todo esto, ¿Cómo es que su protegida se revelaba en su contra, y para colmo, la traicionaba de esta manera? ¿De que importaron los principios que le había inculcado desde que era una niña. Sentía que sus años de servicio a Kaila, habían sido en vano, encontraba que el hecho que ella pensara por su cuenta las cosas, más que una debilidad, era una virtud al igual que su astucia, al igual que su perspicacia. 

Sus ojos se cerraron al momento, debía centrarse y saber que hacer, necesitaba saber dónde se encontraría su horizonte en este momento, ya que Kaila se había desviado y se estaba transformando en exactamente lo que debía evitar, no tenía alguna misión que cumplir ahora, se encontraba perdida. Comenzó a serenarse y en eso, su mente se desprendió de su cuerpo y comenzó a divagar, perdiendo el sentido por completo, intentando reencontrarse consigo o bien contactarse con alguien que pudiera ayudarla, en su trance... De la nada volvió a caer dormida.

¿Es aquí?
Recuerda que hacer, eso lo único que necesitamos.

Pudo distinguir la voz de Kerrigan con esa voz espectral que la acompañaba, la cual le fue imposible de reconocer, pero se mantuvo serena, comprobando que su cuerpo seguía sin responderle con facilidad, comprendía que no había mucho que hacer. Ambas personas se acercaron al ángel, y se colocaron a murmurar, con la parálisis temporal que tenía en ella, le afectaba la audición también, así que fue poco y nada lo que pudo distinguir de ello.
De pronto, sintió algo en su espalda, en sus alas para ser exactos, intentó moverse, nadie, absolutamente nadie debía tocar sus alas, pero no podía hacer nada, sentía como aquello se desplazaba y siseaba... 


(Una serpiente)

Su corazón se heló, sentía como aquello la recorría, no sabía que hacer, su cuerpo sin respuesta, su boca sin poder detenerla, no había nada que pudiera hacer... Hasta que comenzó a sentir que al inicio de sus alas, la serpiente comenzó a enroscarse, estaba entrando en un pánico aún mayor, no comprendía que es lo que necesitaba, hasta que... Aquella voz espectral susurró unas palabras que no comprendió y la serpiente se endureció entorno a sus alas y emitió una energía obscura.
El ángel intento soltarse como podía, su garganta lanzó un grito desgarrador, esa energía la quemaba, sentía que sus alas eran cortadas de la nada, pero... Seguían ahí.

¡Qu---Quitenme esto..!

Ambas personas rieron, y se fueron lentamente de la celda, Ahriel sentía como se apartaban gozosos de lo que hicieron.

¡Quitádmelo!

Gritó con la mayor desesperación posible, a la vez que se levantaba de un salto, sin saber muy bien como lo hizo, pero, cayó, sin la libertad de sus alas, le era imposible mantener el equilibrio, su piel se quemaba en niveles insospechados para ella, sentía un dolor que jamás, en sus largos años de vida, había sentido

-Por... Por fa---vor...-

Musitó ya casi sin fuerzas, antes de volver a desmayarse.
Tiempo después, inconsciente aún, fue sacada de su celda, a un paradero desconocido.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Invitado el Sáb Jul 15, 2017 6:01 pm

Acto III

Ahriel comenzó a recobrar el sentido poco a poco, traída bruscamente a la realidad por el increíble aire frío que la rodeó, abrió sus ojos de golpe en ese instante, pero, tuvo que volver a cerrarlos en el acto, el sol era demasiado intenso como para poder acostumbrarse en tan poco tiempo. Cuando ya pudo volver a mirar, empezó a mirar a su alrededor... Una tierra yerma... Agrietada, completamente pálida, sin plantas o algo vivo, lo único diferente era se alzaban unas murallas rocosas con grandes picos en su cima, pero fuera de eso.. Todo era más de lo mismo.


¿Dónde... Dónde estoy? No recuerdo haber visto... Este lugar antes en el reino... 

Susurró, a la vez que intentaba ponerse de piel y de nuevo era invadida por aquel dolor en sus alas. Fue ahí cuando todos sus recuerdos volvieron a invadirla, el traición, Kaila, Kerrigan, el bardo, aquella serpiente que hacía de cepo en sus alas.. Suspiró con pesadez, a la vez que intentaba serenarse. Se acomodó en el suelo e intentó organizar que era lo que debía hacer ahora. 

-Debo aprender...-

Se colocó de rodillas al suelo, a la vez que sus manos hacían igual, y lentamente comenzó a incorporarse, cuando al fin lo hizo cayó. Volvió a levantarse con determinación, intentando dar unos pasos titubeantes y volvió a caer, pero seguía, se levantaba cada vez que caía, sin importar que.
Al cabo de un momento, podía caminar, torpe, pero, podía desplazarse sin sus alas, y eso la ayudaría a poder averiguar donde se encontraba. Caminó entonces por la tierra yerma, intentando encontrar compañía.


No sabe con exactitud si pasaron 2 o 4 días, en las cuales sólo caminaba sin encontrar nada, sus rodillas estaban raspadas y sus pies estaban lesionados de tanta caminata y del calor del suelo, estaba comenzando a sentir hambre, el frió la tenía muy pálida, extrañaba sus alas para cobijarse en ellas..

Qu-que es lo que...

Miró el cielo cómo rápidamente se obscurecía, y se sentía humedad pero... También estaba acompañado de un olor putrefacto; instintivamente buscó refugio, en este caso, en una muralla agrietada, justo antes de que se colocara a llover, pero, era una lluvia fangosa la que caía del cielo, ¿Era normal?.. Se quedó un momento pensando para llegar al punto de que era inútil y se adentró en la grieta poco a poco su expresión cambió, al darse cuenta de que no estaba sola.

Fue demasiado... imprudente de mi parte...pero..

Se quedó callada al momento que sintió como algo golpeando contra el agua se acercó, al voltearse, su impresión se hizo evidente, nunca antes había visto aquello, un gusano de enorme tamaño, con un montón de patas cortas y rosadas de las que podía contar, no tenía ojos, su cabeza era deforme y por sobre todo... Ahriel sintió como aquello, más que hambre o ira, soltaba dolor y sufrimiento, no alcanzó a reaccionar a tiempo, a la vez que esquivaba torpemente uno de sus tentáculos, cayó al no poder mantener el equilibrio y sintió como uno de los tentáculos iba directo a ella, pero se arrastró como pudo a la salida, se maldecía al no tener una espada junto a ella, pero, al momento de estar saliendo de la cueva, un tentáculo abrazó su pie.
No podía soltarse de él por más que forcejeaba, este tiraba y tiraba, hasta que de repente sintió un agudo dolor atravesándola y un crujido, no había dudas, su tobillo se había roto, con desesperación tomó una piedra y comenzó a golpearla una y otra vez, hasta que el engendro soltó un gemido, y la soltó, en eso, se arrastró como pudo, a la vez que, escapaba de aquella cosa que la perseguía, al ver que se acercaba más, se incorporó, con rapidez, y cojeando comenzó a correr como pudo, mirando a su depredador, sin notar el precipicio al cual se adentraba.
Cayó sin aviso, e instintivamente intentó desplegar sus alas para volar, pero el cepo hizo lo suyo nuevamente, y otro dolor adicional la inundó. Cayó de frente a la tierra, amortiguando su caída con sus brazos, con dificultad se levantó y continuó cojeando un poco más que inconsciente


¿Dón---de está... mi equi---librio...?

Sin más cayó sobre un charco de fango, bajo la lluvia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Hordik el Lun Jul 17, 2017 8:45 pm

Una figura se encontraba observando desde la obscuridad de una cueva, el alarido de la criatura depredadora fue lo primero que llamó su atención justo antes de que el ángel cayera duramente contra el fango. Observando con cautela no identificó a primera vista de quien se trataba, pero aquellas embarradas alas le daban una clara pista, preparado con una lanza ósea se acercó hacia ella.

Sus pasos hacían sonidos húmedos y salpicantes sobre el fango, al poco tiempo ambos pies se posaron cerca de Ahriel junto a un gran relámpago que iluminó el lugar, si pudiese verlo en ese momento podría incluso confundirlo con alguna otra bestia de los alrededores, sus vestimentas completas correspondían a estructuras oseas como si la usara de armadura. Un gran cráneo de lo que parecía ser una especie de lobo cubría su cabeza y mantenía su identidad en un misterio.

--Interesante... ¿Qué es lo que hace una criatura tan bella como tu en este lugar? Quizás tuviste muy mala suerte... o hiciste algo muy malo...

Se mantenía quieto en su lugar, como una estatua vigilante y expectante, aunque tenía claro la condición del ángel, podría sacarle de su miseria en ese preciso momento, pero no era ningún salvaje ni mucho menos se había vuelto loco. En el fondo sentía que debía hacer algo por ella.

--¿Puedes caminar? voy a sacarte de aquí... eso que te atacó podría venir a terminar lo que empezó...

Siquiera esperó una respuesta, tan solo la cargó por sobre su hombro y la llevó hasta la cueva donde la lluvia sería una de las muy pocas cosas de las que tendría que preocuparse si pensaba salir de ahí con vida o por lo menos, tratar de sobrevivir.

==========>World of Sonic<==========


World of Sonic Vive!!!

avatar
Hordik
Co-Administrador

Masculino

Atributos
Salud:
5000/5000  (5000/5000)
Nivel:
100/100  (100/100)
Stats:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Invitado el Mar Jul 18, 2017 12:23 pm

El cuerpo de Ahriel se encontraba exhausto, sus dolores se acentuaban cada vez más, su tobillo fracturado, sus alas con aquel cepo maligno que no desaparecía, su cansancio, y su hambre ya la estaban dominando. ¿Dónde se encontraba? A pesar de llevar vagando ya unos días, le era imposible saber dónde era que había caído, no recordaba por ningún motivo dónde era que se encontraba, ¿Cómo era posible? Se lo preguntaba una y otra vez, como protectora de Kaila y del reino, era imposible que no conociera cada rincón.

Su estado de semi-conciencia se puso en alerta al sentir la presencia de otra persona, su conciencia le decía que debía levantarse y ponerse en guardia, pero su cuerpo le decía que ya no más... Optó por hacerse la inconsciente, pero, se dio cuenta que era imposible, ese humano, hombre, como pudo deducir, no estaba siendo hostil ¿Por qué?

Yo... ¿Hacer algo muy malo? - Pensó - Eso es imposible en todo aspecto... Soy una criatura de justicia y equilibrio como para hacer tonterías... Yo soy justicia...

Su cabeza se llenó de dichos pensamiento, con la intención quizás de contestarle pero le era imposible, sentía que hasta sus labios carecían de la fuerza necesaria para hacerlo.
Su cuerpo se tensó al sentir como aquel la levantaba, ¿Cómo osaba a siquiera tocarme?. volvió a pesar, intentando separarse de él, en un esfuerzo inútil, ¿Se la llevaría para matarla? ¿Para usarla de rehén o algo así? Su mente no dejaba de mostrar posibles situaciones no muy favorables, pero, por más que lo quisiera, ya no podía hacer más.
Al borde de la inconsciencia, sus labios dejaron escapar un leve sonido

-Déjame...- 

Sin poder resistirse más, Ahriel se desmayó.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Hordik el Sáb Jul 22, 2017 2:33 am

¿Dejarla a su suerte? Nada de eso, en las condiciones actuales sería una muerte segura y no tenía intenciones de ser parte de algo como ello, al darse cuenta que estaba desmayada se alivió un poco, es mucho más difícil cuando se resisten y aquella ángel se veía como alguien que opondría pelea aun en la situación más desfavorable

¿Cómo rayos llego ella aquí? no importa... se que no puedes escucharme, pero no puedo dejarte así...

Se adentró cuanto más pudo en la caverna, pasando entre varias estructuras óseas aferradas entre si con cuerdas hechas a mano, estas formaban murallas y soportes, incluso mecanismos de defensa y caza. Dejó el cuerpo embarrado del ángel sobre una cama hecha de lo que parecían ser plantas secas, era rústico pero formaban un mejor colchón que la roca fría y húmeda del suelo.

Una fogata comenzó a hacer luz en lo profundo de la obscuridad de la cueva, unos trozos de carne estaban siendo cocinados, no era lo más agradable, pero era mejor que nada. Paciente se sentó y esperó, su casco de cráneo lobezno continuaba en su lugar, no podía bajar la guardia solo porque estaba desmayada, de cierta forma no podía confiar un 100% en nadie, no en estas tierras.

Descansa ángel, descansa, que nos espera un duro día... y será el primero de ellos para ti

==========>World of Sonic<==========


World of Sonic Vive!!!

avatar
Hordik
Co-Administrador

Masculino

Atributos
Salud:
5000/5000  (5000/5000)
Nivel:
100/100  (100/100)
Stats:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Invitado el Mar Jul 25, 2017 11:54 am

Su mente era un mar de sentimientos oscuros, se escuchaban aquellos gritos de dolor como del que escuchó del engendro, su cepo le carcomía la piel aún dormida, se veía a ella, en un espacio oscuro de las cuatro paredes que la rodeaban, no podía divisar nada, ¿Salí de.. Aquel lugar..? De nuevo, un grito estruendoso resonó, haciendo que e ángel cerrara sus ojos por unos pocos segundos, cuando al abrirlos, se encontraba de nuevo, en aquella cueva oscura, tirada contra el suelo, frente a aquel gusano, al momento de moverse, volvió a sentir el punzante dolor de su tobillo, ¿Por que se repetía aquel momento? Cómo pudo volvió a salir de la cueva, pero, esta vez, en lugar de encontrarse con el yermo familiar, vió a una horda de gusanos, todos más deformes que los otros, rodeándola por todas partes, estaba acorralada, de pronto vio como todos se avanzaban sobre ella, con aquel chillido---

Su conciencia volvió a ella 

¿Era sólo un sueño? Pero, si los ángeles no soñamos..

Se tranquilizó, evaluando su situación, se había desmayado, ahora, sin demostrarlo aún estaba en un lugar desconocido, no sabía bajo qué términos ni con quién, aunque.. Recordaba vagamente la figura de un humano junto a ella.
Agudizó sus sentidos, para intentar identificar dónde estaba, no sentía ruido, tal vez aquel hombre no estaba... Percibió un sonido de palos reventados, mediante chispas, y, entendió entonces que en aquel lugar había una fogata, sentía también un extraño olor en el ambiente, no era agradable

(Huele al gusano.. Con matices de... ¿Se está comiendo al engendro?)

Su cabeza procesó que estaba en un terreno hostil, recordando a su vez que se encontraba sin su espada, ¿Qué podía ir peor? Ah si, el cepo de sus alas que impedía que se desplegaran... Estaba en una situación completamente desfavorable, en absolutamente todos los sentidos.
-Abrió un poco sus ojos, intentando ser sutil, para examinar aquel lugar, mientras lo hacía, divisó la figura de aquel hombre y volvió a cerrar sus ojos

(Soy un... ¿Rehén?)

Se mantuvo en aquel lugar, para seguir con su faceta de sueño profundo, aun le quedaban muchas acciones y pensamientos que descubrir de aquel humano.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alas De Humillación

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.